Cultura/Tiempo Libre

Con Alejandro Corchs: "Cómo transformar el dolor hace que nuestra esencia salga a luz"

Alejandro Corchs nos habla sobre su nuevo libro, "La medicina del amor", y de la sanación espiritual para encontrar el camino.
30.04.2019 11:58
2019-04-30T11:58:00

Más de Cultura/Tiempo Libre

El nuevo libro de Alejandro Corchs retoma la línea autobiográfica de su trabajo incluida en la serie El regreso de los hijos de la tierra, que comienza con la historia de sus padres desaparecidos en la dictadura y se adentra luego en su viaje espiritual y el acercamiento al mundo chamánico.

Corchs, que es terapeuta de grupo, de pareja, y de familia, formado en el Centro Gestáltico de Montevideo, es también terapeuta en Tanatología, disciplina que reconoce la muerte como un evento natural en la vida. Su nuevo libro, La medicina del amor, trata sobre muchos de estos aspectos de su vida personal y profesional. En especial, de la aventura que significa estar vivo, que es "estar atrapado entre el nacimiento y la muerte".

Es también el cierre de su historia, el largo periplo que comenzó con el dolor de la desaparición de sus padres y culmina con su sanación espiritual y la creación de un nuevo modo de vida. Sobre ello y muchas otras cosas charló con Montevideo Portal.

La medicina del amor es tu último trabajo, que cuenta casi sin filtros todo el proceso que te llevó al hoy.

La verdad es que es el cierre de un círculo de círculos concéntricos. Si lo hice bien es una buena historia en sí misma. No me di cuenta cuando la estaba haciendo la liberación que fue cerrar el círculo, sobre todo "el regreso de los hijos de la tierra" que comenzó como una esperanza, un momento, una intención. Era compartir con un amigo lo que yo había encontrado, pero también tenía la intención de lograr plasmar un modo de vida y un sueño de suficiente amor para todos abajo del sol, un sueño de otra manera de vivir.

La verdad que cerrar ahora 13 años después con todo eso concretado fue muy liberador. Antes era esperanza, ahora es certeza.

Cuenta el proceso de cómo llegaste a construir el lugar donde están viviendo ahora, además de la escuela, lo que te llevó mucho tiempo y mucho esfuerzo.

Es una aventura. Siempre le digo a la gente que no es necesariamente bueno irse a vivir al campo. Lo hice porque me gustaba. En realidad, cuando hablo de otra manera de vivir es de relación con uno mismo. Y eso es en cualquier lado: en lo urbano, en el campo, en comunidad, en un edificio. La historia es poder repararlo adentro y eso se refleja después en tu vida cotidiana.

En el libro se refleja una vez más la importancia de tus lazos, el precisar de los demás.

Yo soy embajador de una manera de vivir. Los seres humanos somos interdependientes, necesitamos muchas personas para poder "ser yo", cada uno. La verdad es que aprender a estar rodeado de buenas relaciones donde nos estimulamos para cada uno poder ser quién es, sin que haya competencia de quién es mejor, sino buscar el complemento de un gran nosotros es muy liberador. Es el comienzo de vivir y dejar de sobrevivir.

Si vos tenés un don me beneficia: si tocás buena música la escucho, sí cocinas bien me alimento yo. Ese modo de vida (y a eso me refiero con "otra manera" de vivir), se revela cuando deja de haber una competencia para ver quién es mejor que el otro y nos pasamos a dar cuenta de que nos necesitamos, nos enriquecemos a medida que cada uno toca mejor su don en esta orquesta y hay suficiente espacio para todos.

En este trabajo estás muy expuesto: hay depresión, hay llanto, nos llevás a que escuchemos también esos momentos.

Yo desnudo el alma porque me hizo muy bien. Me hizo muy bien recibir ayuda, alimentar el corazón hasta irme atreviendo entrar en capas. Los libros autobiográficos son como momentos y estados de conciencia. Y llegado a este tiempo y a este proceso fue también el dejar de perderle el miedo a la angustia, al dolor. Y por sentirme fuerte dejarme caer en él a ver qué pasaba y florecer desde ese lugar. Es algo que recomiendo que las personas hagan si están muy bien acompañadas y si es su momento.

El amor no es una emoción más, es lo que somos. Aprender a lidiar con el dolor y cuándo es el momento y cómo limpiar y transformar ese dolor hace que nuestra esencia salga a luz. Eso no quita que vivir siga teniendo desafíos, no quita que el cuerpo siga haciendo sus procesos y que el dolor siga estando. Sin embargo, en ciertos momentos sentir el dolor es placentero. En cierto momento tiene sentido el dolor. Cuando vos abrazas un amigo, a un ser querido que perdió a su mamá o su papá o que lo echaron del trabajo injustamente... sentís mucha belleza pudiendo estar ahí.

Al encargarte de gente que padece enfermedades terminales decís: "la enfermedad no es un castigo" y te planteás en qué podés ayudar con esa despedida.

Mi gran amigo Ramón Borges, quien es además mi encargado de prensa, me preguntó un día: "Che Corcho, ¿ya no fue suficiente en tu vida que te dedicás a acompañar enfermos terminales?" Y le dije: "Es al revés. Mi vida fue una preparación para darme cuenta todo lo que tenía para disfrutar y aprender de ver una persona pasándose al otro lado".

Ya no lo hago más. Ahora soy docente de otros tanatólogos. En ese momento me hizo muy bien hacerlo y también como hombre medicina es tan distinta la energía de la sanación del alma de alguien a la energía cotidiana de niños que ya por suerte hay otros hombres y mujeres medicina que se dedican a eso y yo puedo estar más en un plano de familia.

El dolor siempre es una injusticia y eso es lo que yo traigo una y otra vez. El amor es lo que somos, no es una emoción que sentimos. El dolor es eso que vinimos a transformar en amor. Tenemos historias diferentes, pero a todos nos llegó el dolor. Nos defendimos de maneras diferente, lo que hizo que tuviéramos sistemas de defensa diferentes ante el dolor. Eso hace que tengamos que recorrer caminos diferentes para sanar. Estamos en un círculo -esto es una cosmovisión indígena-; desde el comienzo de los tiempos tenemos historias diferentes que nos dejan en un lugar de la periferia y sanar implica situaciones diferentes para que cada uno pueda llegar. No hay una sola verdad, no hay una receta; recorrer el camino de tu corazón te va a llevar a sanar tus heridas. Pero en la unidad del centro nos encontramos todos.

Desde ese lugar es la vida, no es un castigo. Pero si tu historia es una injusticia terrible, bueno, salí a liberarte porque la guía que te está dando la vida es que ese dolor por desagradable que sea está mostrando que por ahí no es, que te rebeles. Ese camino lo recorrí.

Hay varios ejemplos en el libro de diálogos que mantenés con tus padres y con otros espíritus, todo eso lo tenés que resignificar: ¿cómo se mantiene el equilibro con eso?

Bueno, en la interdependencia. La personalidad siempre es frágil. Entonces soy muy desconfiado. Porque la vida me crio desconfiado. Siempre desconfío que si tengo una visión y siento que es verdad, igual tengo auditores. El mundo del espíritu es invisible, entonces la forma la da nuestra propia psiquis de lo que yo estoy viendo. Esto vuelve doblemente compleja la situación.

Necesitamos otras personas que nos vayan ayudando a poder caminar las reparaciones y el reconocernos vulnerables. No necesitamos otro Jesucristo, otro Buda, sabemos que ya existe. Lo que necesitamos es poder levantarnos como pares. Como pares sin decir "yo sigo a aquel", sino "yo sigo mi corazón en libertad". Y desde ese lugar te vas a dar cuenta que esta orquesta toca una sinfonía que nos está llevando a ese estado de conciencia, nos está proponiendo el levantarnos con las diferencias con respeto.

No decir "hay una manera", ya que hay muchas maneras, porque somos un círculo con diferentes colores y diferentes complejidades.

María Noel Domínguez

Sobre el libro

La medicina del amor es una aventura espiritual apasionante. Es la historia de un ser humano que busca trascender la condición humana de estar atrapado entre el nacimiento y la muerte.

En este tiempo, gobernado por la búsqueda de la trascendencia a través de logros externos, este relato valiente expone un cambio de paradigma que lleva al lector hacia sí mismo.

Adentrarse en uno mismo implica, aprender a morir. En otras palabras: significa darle la bienvenida a todas las transformaciones que la Vida nos ofrece para llegar a la Verdad esencial que anida en cada uno.

Esta es una historia humana, que brinda libertad, entusiasmo por la Vida, y que desafía al lector a atravesar las barreras de lo conocido. Y al mismo tiempo, desde la más entrañable, humilde y falible humanidad, es una gran historia de amor

Sobre Alejandro

Alejandro Corchs Lerena nació en marzo de 1976 en Argentina. En 1977 sus padres fueron desaparecidos por la dictadura militar.

En su adolescencia y temprana juventud se zambulló en la música y buceó por todas las formas que abarca la ciencia de comunicación de masas, y en alguna de ellas, como la radio, se convirtió en un experto.

Hoy es cofundador y canciller de Purificación, Centro de Desarrollo Psicoespiritual. Purificación es la Casa de los Pueblos Libres, portadora de la medicina del círculo en relación, y sostenida por tres grandes pilares: "Libertad, Sinceridad y Unidad, que expresan el sentimiento de que: si un hermano está bien, yo estoy bien. Si un hermano está mal, yo estoy mal".

Es Hombre Medicina, Custodio de la Sabiduría de los Pueblos Originarios de América. Es terapeuta en Tanatología y terapeuta de grupo, pareja, y familia, formado en el Centro Gestáltico de Montevideo.

Es escritor best seller. Entre sus éxitos editoriales figuran Yo me perdoné, Trece preguntas al amor, El camino a la libertad (en co-autoría con Alejandro Spangenberg), Inspiración: para salir de la soledad, y su legendaria saga autobiográfica: El regreso de los hijos de la tierra. Sus libros guían a los lectores en el camino del autoconocimiento y están disponibles en formato digital.

Alejandro vive junto a su esposa y sus hijos dentro de una hermosa reserva de flora y fauna, integrada por familias de filosofías diferentes, que acordaron reunirse en un espacio que honra y respeta la vida y la diversidad en paz.

 

Canal M para móviles

Disponible para iOS y Android